Reiki para mascotas

Todos los animales, y en especial, los que comparten su vida en condiciones domésticas con los humanos, como los perros y los gatos, son proclives a enfermar, por sufrir estrés, ansiedad o depresión al igual que las personas con las que conviven. Es conveniente observar cualquier cambio de comportamiento inicial, con el fin de tratar las situaciones a tiempo, para evitar que se hagan desagradables, tanto para el animal, como para sus cuidadores.

Desde siempre la medicina tradicional ha tratado la salud de nuestras mascotas con corrección y excelentes resultados, pero al igual que está pasando con nosotros, en el mundo de los animales se están introduciendo tratamientos orientales efectivos, pero que en ningún caso pueden sustituir al veterinario.


La técnica Reiki se puede aplicar también en los animales, con el fin de bajar los niveles de nerviosismo, estrés, ansiedad y mejorar las actitudes negativas. Conviene recordar que cualquier factor de estrés emocional sostenido puede afectar a medio-largo plazo a nivel físico al verse alterada la circulación de la energía vital hacia ciertos órganos como resultado del agotamiento celular y energético.


El Reiki resulta un complemento ideal para mejorar todo tipo de dolor por aplicación en las zonas de lesión, útil para relajar a los animales en la consulta, así como de apoyo en la prevención de ciertas enfermedades (al actuar fortaleciendo el sistema inmunológico y los mecanismos de autocuración) y también en el tratamiento de diversos procesos físicos o psíquicos, tales como: alteraciones metabólicas (diabetes, ...) o inmunológicas (p.e. leucemias, ...), alivio de tensiones o lesiones musculares, artrosis, traumatismos (esguinces, luxaciones, fracturas), retraso del envejecimiento o enfermedades degenerativas, revitalizante en animales mayores o apoyo en fases finales, letargia o depresión, reequilibrio psico-emocional, control del estrés, nerviosismo, hiperactividad, ansiedad, etc.

Para una buena práctica de Reiki, no sólo hay que encontrar el ambiente y la calidez adecuada, sino también el practicante adecuado para cada animal o situación, que sea capaz de transferir la energía adecuada tanta como pueda o quiera, con el fin de lograr el reequilibrio necesario.


El Reiki tiene sobre los animales, los mismos efectos armonizadores que se presentan en las personas, o incluso mejores. El primer paso para lograr la armonización (es decir, la recuperación del flujo energético vital), se basa en transmitir la confianza necesaria, observar al paciente y tratarlo con la debida amabilidad y respeto. Cualquier persona que acompañe al animal en la sesión, deberá tener el mismo cuidado para lograr o mantener un clima cálido, con el fin de lograr que la sesión sea agradable y eficaz para el paciente.Muchas veces, el animal puede tener un proceso igual o parecido. En no pocas ocasiones, puede suceder que el animal sufre igual o parecido trastorno que la persona con la que convive. En este caso, es conveniente, que esta persona tome también sesiones individualizadas de Reiki, para acelerar el proceso de sanación en su animal.


Por último, cabe recordar la importancia de la información que el cuidador del animal, nos podrá haber proporcionado, preferiblemente antes de la visita (por teléfono o internet) sobre cualquier detalle al respecto de la conducta del animal como: su comida o juego favorito, dónde le gusta dormir o pasar la noche o descansar por el día (etc.) y, en particular, cómo se comporta ante las personas con las que convive.

Sesión de Reiki para mascotas. Porque ellos no son menos que nosotros y se les quiere tanto, para que así se sientan sanos, relajados, llenos de amor y felicidad.
Duración (30 minutos). Aportación 15 euros.

Gema Ruz de Centro Reiki-Do, tu centro reiki en Granada, Reiki en Almería, Ayurveda en Granada y Ayurveda en Almería.