Uno mismo

Lo que el sabio desea, lo busca en sí mismo; el vulgo lo busca en los demás. Confucio

Para estar bien con los demás hay que estar bien con uno mismo. Ahora que hemos llegado al tercer milenio, estamos tan acostumbrados al contacto con las multitudes, la radio, la televisión. los móviles o el ordenador, que hemos olvidado cómo estar solos con nuestros pensamientos. Alguien dijo que "no hay nada más díficil que es estar entre cuatros paredes blancas" y es verdad. Pero no es menos cierto que sin un verdadero autoconocimiento no se puede progresar.

Todo el mundo siente cierto temor cuando abandona el ajetreo diario para internarse en los rincones de su mente. Estamos tan habituados a que piensen por nosotros -nuestros superiores, los especialistas, los medios de comunicación- que nos sentimos perdidos en un espacio tan inmenso. Eso hace que rehuyamos el silencio y la soledad, buscando cualquier cosa que nos "distraiga". No obstante, nuestra felicidad depende del conocimiento que tengamos de nuestras necesidades y limitaciones. Es probable que ignoremos aspectos de nuestra personalidad que esgtán condicionando nuestro presente.

Piensa en los aspectos de tu carácter que te ayudan a avanzar y en los que frenan tu progreso. Asegúrate de que no te aferras a un estilo de vida determinado por temor a lo nuevo.

PARA SABER MÁS

  • Ken Wilber. LA CONCIENCIA SIN FRONTERAS. Kairós, 1999
  • Ramana Maharshi. ENSEÑANZAS ESPIRITUALES. Kairós, 1999