Sólo por hoy, no te preocupes

El Sensei Usui recomendó la observación diaria de los Cinco Principios del Reiki para poder evitar enfermedades, desequilibrios energéticos y así llevar un vida plena y feliz.

" Sólo por hoy, no te preocupes", éste es uno de los 5 principios del reiki que nos habla de vivir la vida sin que te preocupes de las cosas, antes de que pasen. Disfruta del ahora sin preocuparte demasiado en cosas que aún no han pasado.

Todo el mundo nos preocupamos con más o menos frecuencia, el problema surge cuando esto se convierte en una constante en nuestra vida o cuando tendemos a adelantarnos a los acontecimientos. Preocuparse no soluciona los problemas, tan solo genera estrés y ansiedad. Veamos a continuación por qué nos preocupamos, cuáles son las consecuencias de la falta de control sobre las preocupaciones, las diferentes actitudes ante las mismas y qué podemos hacer.

1. Por qué nos preocupamos? 

2. Consecuencias de la falta de control

3. Diferentes actitudes

4. ¿Qué hacer?

1. ¿Por qué nos preocupamos? 

Cuando nos preocupamos, tratamos de adelantar en nuestros pensamientos aquello que tememos que nos pueda suceder, creyendo de esta forma que podemos intervenir y que de alguna manera podremos evitarlo.

En definitiva, a través de la preocupación creemos que en parte podemos controlar los acontecimientos y circunstancias de nuestra vida, nos creemos que estamos haciendo algo para solucionar lo que nos inquieta, cuando realmente sólo conseguimos ponernos más nerviosos.

Algunas personas, tienen una tendencia a estar constantemente preocupadas, bien porque así lo han vivido y aprendido de sus progenitores o bien porque forma parte de su carácter, personas temerosas que necesitan tenerlo todo controlado, pero que sobre todo, viven con miedo a lo que les pueda suceder.

2. Consecuencias de la falta de control

Ante la falta de control de las preocupaciones, las personas empiezan a sufrir estrés y ansiedad. No pueden controlar sus pensamientos, se bloquean y eso les crea tensiones y mal humor, afectándole no sólo a su estado de ánimo sino también a su rendimiento profesional y a sus relaciones personales y sociales.

La mayoría de las veces, las preocupaciones están justificadas y es lógico preocuparse por un problema que está sucediendo o que realmente va a suceder. Pero, otras veces, nos adelantamos a los acontecimientos y nos angustiamos por hechos o cosas que lo más probable es que no sucedan.

Hemos de tener en cuenta, que las preocupaciones no van a solucionar nuestros problemas, preocuparse en exceso no conduce a nada, es algo inútil. Por ello, es muy importante romper esta tendencia a preocuparse por cualquier cosa y aprender a controlar estos pensamientos y sentimientos.

3. Diferentes actitudes

 

Actitud derrotista. Si pensamos que aquello que nos preocupa no tiene solución o que vamos a fracasar en el intento de solucionarlo, estamos reduciendo las posibilidades que tenemos de arreglarlo debido a nuestra actitud negativa y derrotista.

Actitud positiva. Cuando pensamos que todo va a salir bien, nos sentimos confiados, seguro de nosotros mismos y, por tanto, convencidos de que hay solución a nuestros problemas. Esta actitud es garantía de un resultado exitoso y favorable a nuestros deseos, pues nos predispone a la lucha, a mantener una actitud activa y a no dejarnos llevar por el desánimo.

Buscar soluciones. La mejor actitud ante las preocupaciones es buscar si aquello que nos preocupa tiene o no solución. Si la tuviese hemos de actuar activamente, buscando la mejor solución y si, por el contrario, estamos preocupados por algo inevitable que no se puede solucionar, entonces debemos asumirlo cuanto antes y no atormentarnos pensando constantemente en ello.

Evitar anticiparnos. En ocasiones, nos preocupamos por hechos que pensamos que pueden ocurrir, pero que sin embargo no están sucediendo. Nos adelantamos a los hechos y sufrimos como si realmente estuviese sucediendo cuando lo más probable es que nunca llegue a ocurrir. Ante estas circunstancias, la mejor actitud es huir de estos pensamientos y ocupar rápidamente nuestra mente en otros menesteres.

 

4. ¿Qué hacer?

 

Lo mejor es evitar preocuparse por un futuro que puede o no suceder. Hay personas que con frecuencia tienen pensamientos negativos sobre lo que les podría ocurrir como una enfermedad, un accidente, quedarse en paro, etc. Estos pensamientos, sólo conseguirán alterarlos y provocarles cierta ansiedad, incluso hay quien puede llegar a obsesionarse hasta tal punto que empiece a desestabilizarse emocionalmente.

Es importante para controlar las preocupaciones saber controlar nuestras emociones, para que nuestros pensamientos y sentimientos no nos afecten negativamente y nuestra mente no esté constantemente ocupada en algo inútil.

Cuando las preocupaciones nos invadan debemos mantener la mente ocupada para no dar rienda suelta a la imaginación y no permitir esos pensamientos. Mantener la mente ocupada en nuestras obligaciones, es decir realizando nuestro trabajo, atendiendo a nuestra familia, a nuestros amigos o estando ocupados en otras cosas u obligarnos a realizar actividades que nos mantengan alejados de esas preocupaciones. Cuanto más ociosos o desocupados estemos más tiempo estaremos dándole vueltas a lo mismo.

Recuerda, donde está tu pensamiento está tu energía, y si tu pensamiento está generando incertidumbre ó inseguridad tu energía será baja. La práctica del Reiki y de la meditación nos ayuda a darnos permiso para liberar este sentimiento y nos aproxima  al estado de paz interior y de conexión con la búsqueda de soluciones.

 

Gema Ruz de Centro Reiki-Do, tu centro reiki en Granada, Reiki en Almería, Ayurveda en Granada y Ayurveda en Almería